PRINCIPIO DE TEMPORADA. ¿COMO PLANEARLA CORRECTAMENTE?

website image

Con el inicio de una nueva temporada hay una gran cantidad de actividades que hay que planear. Entonces ¿Cómo podemos planear la temporada? Un par de sencillos consejos deberían ayudarnos a optimizar nuestro plan de entrenamiento.

Los días vuelven a ser largos y el tiempo más caluroso. ¡Viene el verano! Para las ligas de fútbol europeas significa que la temporada actual se acerca al final. Algunos equipos luchan por el campeonato, los lugares que dan acceso a una plaza en la final de copa o contra el descenso de la categoría, mientras que otros ya dan prácticamente por terminada la temporada al ocupar puestos en la tabla media. Una cosa es igual para todos, el fin de la temporada significa al mismo tiempo el principio de la nueva. Con el inicio de una nueva temporada hay una gran cantidad de planes que esperan ser resueltos. ¿Como puedo planear correctamente una temporada? Algunos consejos pueden ayudarnos a crear una estructura clara y estable para la próxima etapa.

En primer lugar debe ser aclarado porque debemos plantear la temporada de forma detallada. ¿El calendario de partidos no es suficiente? La respuesta es evidente. Para obtener un resultado satisfactorio en el final de la temporada no es suficiente con fijarse unicamente en el calendario de partidos. La planificación de nuestra temporada es el Alpha y el Omega de nuestro trabajo como entrenadores. Una buena planificación del año futbolístico es el fundamento para un correcto rumbo hacia los puntos decisivos del campeonato. Esto nos ofrece la posibilidad de planificar al principio variaciones en el entrenamiento que impidan que nuestros jugadores pierdan la motivación o se estanquen en los mismos entrenamientos rutinarios y repetitivos. De igual manera, contar con fases de regeneración al principio de nuestro plan de entrenamiento permitirá a nuestros jugadores mantenerse no solo mentalmente sino también físicamente en condiciones óptimas durante el transcurso de la temporada.

Aunque el calendario de partidos de nuestro club no sea suficiente para estar preparado para la competición, es sin embargo la base de la planificación de nuestra temporada dado que todas las fases de la competición deben adaptarse a él. La mayoría de las grandes ligas europeas, que tienen una duración de prácticamente 10 meses, comenzarán con un periodo previo de preparación de entre 4 y 6 semanas. La fase previa al inicio de la competición es probablemente la más exigente de toda la temporada ya que se concentra en desarrollar todos las características clave de los jugadores, tratando de mejorar el rendimiento de tu equipo llevándolo a un nivel superior. Además de mejorar las habilidades tácticas es importante tener una atención especial en el desarrollo del estado físico de los jugadores, como la resistencia, la fuerza y la velocidad. Con esto dicho, la fase de preparación debe comenzar con un alto volumen y baja intensidad de entrenamiento para dar a los jugadores la oportunidad de reajustarse a la practica, lo que significa que las sesiones de entrenamiento son más largas que normalmente pero no exhaustivas y agotadoras. A medida que nos acercamos a la mitad de este periodo debemos ir aumentando la intensidad hasta llegar al nivel óptimo para afrontar la competición. Las practicas que tienen como objetivo mejorar la condición física de nuestros jugadores son también muy útiles como métodos para afianzar y unir el equipo.

website image

Nuestro entrenamiento ahora se irá adaptando al periodo de competición, que varía según la planificación de la temporada. La intensidad de nuestro programa debe mantenerse en un alto nivel mientras la duración de la parte de acondicionamiento debe irse reduciendo ligeramente. Grandes cantidades de trabajo para los días de partido ayudarán al desarrollo y la estabilidad de los jugadores para alcanzar el máximo rendimiento. Durante esta parte de la temporada debemos poner énfasis en mejorar las habilidades tácticas tanto del grupo como individualmente así como dar a nuestros jugadores más y más sesiones de regeneración a medida que la temporada avanza. Esta regeneración puede ser en forma de entrenamientos suaves de resistencia y flexibilidad. Además el análisis nuestros partidos, tanto pasados como futuros, comparando aquellos en los que se ha ganado con los que se ha perdido, es una parte muy importante de nuestro plan. En ese sentido disponemos de dos artículos más sobre este tema en nuestro blog.

La duración de estos dos periodos varía alrededor del globo, debido a los diferentes sistemas que emplean las competiciones según su origen. Mientras que en el sistema de la US High School y del College Sport solo habrá un periodo de preparación, la competición y posteriormente un tiempo de pausa y descanso que se repite cada año, esto es diferente en la mayoría de las ligas europeas. Uno de los rasgos más característicos es la pausa invernal que divide la temporada en dos partes y que requiere de dos puntos en el tiempo en los que hay que alcanzar de nuevo el nivel optimo de cara a la competición. La pausa invernal dura aproximadamente dos meses y marca el fin de la primera parte de la competición y el inicio de un periodo de transición. Las primeras dos semanas de esta transición se centran en la recuperación y la regeneración. Se caracteriza por ejercicios no específicos para el fútbol, realizaremos entrenamientos más genéricos. A medida que nos vayamos encontrando más cerca de empezar el segundo periodo de la competición la preparación será más parecida a la que realizamos al inicio del campeonato, con la intención de aumentar la intensidad y la duración del entrenamiento otra vez. La mayor diferencia es el punto de partida, en esta ocasión más alto en comparación a la fase previa. El ciclo compuesto por preparación, competición y periodo de transición comienza de nuevo, por ese motivo se llama a este punto de la temporada “doble ciclo”.

La única pregunta que aún se mantiene es ¿Como podemos planear estas fases? La forma más común de estructurar y desarrollar tu programa para la temporada es a través de un largo ciclo, que se compone por ciclos medios y cortos. Esto significa planear la temporada en tres niveles distintos.

website image

"Nuestras sesiones de entrenamiento son la base de las fases estacionales que definen nuestra completa planificación anual."

El nivel más superficial y duro de la planificación es el ciclo largo. Este contiene por lo general los planes deportivos para varios meses, a veces incluso años. En nuestro caso, el ciclo largo abarcará una temporada completa. La mejor forma de visualizar esta planificación es pensar en el calendario de la temporada, donde todos los días de partido y los momentos importantes de campeonato se pueden organizar fácilmente, de forma que resulta sencillo determinar la preparación, la competición y los periodos de transición. Cada uno de estos periodos presenta su propio ciclo medio, que por lo general tiene una duración de entre cuatro y doce semanas, que pueden variar según la longitud de cada fase. Con largos periodos, como los cuatro meses de duración del primer periodo de las ligas europeas de fútbol, tiene sentido dividirlo en 2 o más ciclos. Cada ciclo medio tiene el objetivo de realizar un control lo más exacto posible sobre los objetivos del entrenamiento. Mientras un bloque de este ciclo podría tener el objetivo de mejorar la resistencia el otro podría centrarse en mejorar la fortaleza. Los diferentes puntos medios constituyen las bases para el contenido de nuestros respectivos ciclos cortos, los cuales representan los niveles más concretos de nuestro plan. Un ciclo corto consiste en nuestro entrenamiento diario y puede cubrir un margen de tiempo desde un día hasta una semana. Los objetivos están relacionados con el ciclo medio pero poseen un objetivo propio a corto plazo que se ajusta a cada practica. Podemos determinar nuestro trabajo diario de una forma más exacta y precisa e individualizar nuestros ciclos cortos.

website image

Para concluir, esto significa que nuestros entrenamientos diarios (ciclos cortos) forman parte de los periodos de cada temporada (ciclos medios). Todos estos periodos representan el programa y los objetivos para el año (periodo largo).

Espero haber podido ayudar con algunos fundamentos sobre cómo planear una temporada. La siguiente parte de esta serie de artículos será sobre el entrenamiento específico para la resistencia en el fútbol. Estad atentos, seguidnos en Facebook y no os perdáis el siguiente artículo.

Your planet.training

Start now with your premium membership

Register now

ELEVATE YOUR GAME